viernes, 30 de enero de 2015

La fundación alemana DKMS podrá promocionar la donación de médula en España

Fuente: http://politica.elpais.com/politica/2015/01/27/actualidad/1422372610_105893.html


La organización se enfrentó a la ONT cuando hizo una campaña para un trasplante en Asturias en 2012.



Procesamiento de sangre en el Banco de Tejidos y Terapia Celular.






La fundación alemana DKMS ha conseguido un permiso de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) para hacer “promoción y difusión de la donación de médula ósea a nivel estatal”, ha informado la directora general de la institución en España, Pilar Colom Guillemot. Es el primer acuerdo entre ambas organizaciones, enfrentadas desde que en 2011 la alemana organizara en Avilés (Asturias), sin permiso de la ONT ni las autoridades sanitarias locales, una campaña para conseguir un donante de médula para Hugo, un habitante de la localidad. La ONT acusó entonces a la fundación de comerciar con las médulas y de exportar ilegalmente material biológico.


“Hemos estado dos años en silencio, que es lo que nos pidieron”, ha explicado Colom. El acuerdo se ha hecho al amparo de una orden del 18 de diciembre de 2013 en la que se consolidaba que la ONT es la responsable de “el otorgamiento o denegación de la autorización de las actividades de promoción y publicidad que se pretendan desarrollar en apoyo de la donación de células y tejidos humanos”. Esta decisión fue una respuesta legal a aquella intromisión de DKMS en un tema que en España llevan las comunidades y, a nivel estatal, la Fundación Carreras, y que tiene un registro de donantes centralizado, el REDMO (Registro Español de Donantes de Médula Ósea).


También fue después del encontronazo con DKMS cuando la ONT puso en marcha el Plan Nacional de Médula, con el objetivo de aumentar el número de donantes de este material biológico, que en España no está al nivel de otras donaciones. A 1 de septiembre del año pasado había 160.000 donantes de médula registrados en España (a los que hay que añadir otros 60.000 de cordón umbilical, que tiene la misma aplicación). De ellos, cada año se llama a poco menos de mil, cuyas células pueden usarse tanto en pacientes del país como extranjeros. En Alemania hay tres millones de donantes registrados. DKMS acaba de alcanzar los cinco millones de inscritos en sus bases de datos.





A diferencia de otros procesos, en este caso el voluntario solo indica su intención de donar y se le toma una muestra de sangre para estudiar su compatibilidad. Solo si aparece un enfermo que lo necesita, se procede a extraerle las células madre que van a regenerar la médula del enfermo (de leucemia o linfoma). La mayoría de las veces, para ello bastará una extracción de sangre, pero puede ser que el médico pida que se obtenga médula ósea, que normalmente se extrae, con anestesia, de la cadera.


El acuerdo es para DKMS de mínimos. La organización afirma que España está muy por debajo de otros países en donantes de médula y reiteran su voluntad de ayudar, pero, de momento, solo tienen permiso para hacer difusión de las bondades del trasplante. “España es muy importante porque tiene genotipos únicos”, explica Colom su interés en colaborar con las autoridades del país. La fundación querría actuar en el país como en Alemania, Reino Unido y Polonia, y ser centro de donación. Como tal se encargaría de reclutar a los voluntarios y tomarles la primera muestra, cuyos datos pasarían al registro estatal. Pero esa actividad está, de momento, reservada a las comunidades autónomas. “Lo que está claro es que cuantos más donantes haya, más probabilidad tendrá un enfermo de encontrar uno compatible”, afirma Colom. Los últimos datos de la ONT indican que el 92,2% de las búsquedas en 2013 localizaron un donante, pero no todos en España. De hecho, REDMO indica que solo fueron españoles en el 11% de los casos en que se busca un donante no emparentado porque los familiares no pueden serlo.


Mientras tanto, la fundación, creada por el magnate alemán Peter Harf, busca otras maneras de ayudar a los enfermos. Por ejemplo, podría ser ofreciendo servicios de alojamiento a los que llegan a las grandes ciudades donde están los hospitales que hacen trasplantes, transporte, vales de comida, ayuda legal o apoyo psicológico, enumera Colom.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada