sábado, 20 de junio de 2015

Células pluripotentes procedentes de la pulpa de las muelas del juicio

Fuente: http://www.diariomedico.com/2015/06/15/area-profesional/gestion/celulas-pluripotentes-pulpa-muelas-juicio


Los terceros molares son una fuente de células madre adultas con un fenotipo similar al embrionario, según los estudios de Maher Atari, de la UIC.


Maher Atari Abouasi, de la Universidad Internacional de Cataluña (UIC).






Los terceros molares, mejor conocidos de forma popular como muelas del juicio, se han considerado inútiles por mucho tiempo. Se piensa que son un vestigio de épocas muy remotas y que en la mayoría de ocasiones, más que ayudar, estorban. Incluso, en algunas personas estas piezas dentales no tienen espacio suficiente en la boca y se pueden quedar dentro de las encías. No se las echa de menos; por el contrario, a menudo es necesario extraerlas porque causan problemas al salir.


Hasta ahora se les había dado poco valor, pero Maher Atari, director del nuevo Centro de Medicina Regenerativa de la Universidad Internacional de Cataluña (UIC), ha descubierto que pueden ser un diamante en bruto. Este investigador de origen palestino, nacido en Kuwait y formado en diversos países del mundo, ha descubierto que es posible obtener células madre pluripotentes de la pulpa de los terceros molares. Las ha llamado DPPSC, por sus siglas en inglés, y las ha patentado en Estados Unidos. En Europa sólo ha podido hacerlo con el protocolo de aislamiento, ya que no se permite patentar material biológico directamente.



Tras identificar su potencial, el grupo de Atari pudo demostrar que a partir de estas células pluripotentes se puede obtener tejido endotelial, neuronas, condrocitos y células de músculo, hueso, hígado y córnea.


"Estas células tienen una capacidad de diferenciación espectacular, pero su aislamiento y cultivo aún es muy complejo y caro. Por eso nuestros esfuerzos de investigación ahora se orientan a simplificar este proceso", señala el investigador en su pequeño despacho de la Facultad de Medicina de la UIC, que se ubica en la planta inferior del Hospital General de Cataluña, en Sant Cugat (Barcelona).



Tras años de intensa búsqueda, algunos científicos en diferentes laboratorios del mundo han podido obtener células madre multipotentes (MAPC) o pluripotentes inducidas (iPS) y generar tejidos diferentes. La diferencia con las DPPSC es que se trata de células adultas que tienen un fenotipo similar al embrionario y una gran capacidad de diferenciación sin necesidad de que se les haga ningún tipo de modificación genética.


Las muelas del juicio son el último órgano que se desarrolla en el ser humano. Esta premisa sedujo durante años a un joven Atari, en ejercicio profesional de la estomatología, que cada vez que realizaba una extracción de este tipo de molar a un paciente, lo miraba y pensaba para sus adentros: "Algo tiene que haber aquí".


Dedicó su tesis doctoral al estudio de la pulpa de estas muelas y confirmó sus sospechas científicas: este tejido era una fuente de células con gran potencial regenerativo, mucho más que otras que se estaban estudiando, como las hematopoyéticas o de médula ósea.


Entre sus próximos retos de investigación, destaca saber si este tejido es útil para obtener células madre pluripotentes cuando procede de personas de más de 60 años. Su hipótesis es que sí, que no hay un límite o frontera de edad a partir de la cual el tejido ya no es útil, y ahora tendrá que comprobarlo con nuevos estudios.


A su juicio, el "gran secreto" para obtener estas células es el medio de cultivo, que se realiza por medio de autoselección por el medio y entonces no es necesario hacer lo que en inglés se conoce como cell sorting y que no es más que la separación de las células de acuerdo con sus propiedades.


Otro de los objetivos de estos científicos consiste en ampliar el estudio a la pulpa del resto de piezas dentales para comprobar si también tienen este potencial. "Los datos de que disponemos hasta ahora sugieren que sí". Lo que no se sabe es si serán tan potentes como las otras.


Además, también busca determinar en qué áreas de la medicina tiene más potencial esta técnica. Actualmente, tienen en marcha un proyecto, en colaboración con la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica), en el que se pretende demostrar la utilidad para la regeneración de tejido muscular a partir de estas células madre pluripotentes en modelos animales de rata. Los resultados preliminares son positivos.



Se espera que las células madre pluripotentes obtenidas a partir de tejido de la pulpa dental se puedan usar para tratar algunas patologías cardiacas, óseas, musculares y dentales.



El próximo 30 de junio, el rector de la Universidad Internacional de Cataluña (UIC), Pere Alavedra, presentará oficialmente el nuevo Instituto de Investigación en Medicina Regenerativa.



El laboratorio de Investigación en Odontología de la UIC, creado en 2008 con tres personas, se ha transformado en este nuevo centro con 16 científicos, financiado con fondos propios y donativos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada