domingo, 14 de febrero de 2016

El Hospital Niño Jesús de Madrid realiza un autotrasplante de células madre de cordón a una niña de 6 años

Fuente: http://noticias.lainformacion.com/salud/pediatria/el-hospital-nino-jesus-realiza-un-autotrasplante-de-celulas-madre-de-cordon-a-una-nina-de-6-anos_bG6gVuDEdB6PiRHR8aGoU6/


El Hospital Niño Jesús de Madrid ha llevado a cabo un trasplante autólogo de células madre de cordón umbilical (conservada la sangre en un banco privado de Secuvita-Vita 34 cuando nació), en una niña de 6 años aquejada de un neuroblastoma.




El trasplante autólogo de células madre ha sido posible gracias a que el cordón umbilical se ha conservado en un banco privado que conserva el 20 por ciento de las unidades de cordón en Europa. "La sangre conservada en Secuvita-Vita 34 tiene la consideración de Producto Farmacéutico Terminado y es aceptada para trasplante por la comunidad médica internacional", ha explicado el director médico de Secuvita, el doctor Pérez de Oteyza.


La conservación en Secuvita de las células madre de cordón umbilical ha permitido que la paciente pueda recibir una dosis elevada de quimioterapia/radioterapia, ya que gracias al trasplante de células podría recuperar las células sanas perdidas en el tratamiento. Tras el trasplante, las células madre migran hasta la médula ósea, donde se multiplican y generan glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas, iniciando así la regeneración de su sistema sanguíneo, siendo las plaquetas las últimas en recuperarse.


"La ventaja del trasplante autólogo de células madre (mismo donante y receptor) radica en la disminución del riesgo de rechazo por parte del sistema inmune del paciente, que reconoce las células madre", ha explicado el doctor.


La niña desarrolló la enfermedad a los cinco años, y tras un tratamiento basado en medicación, que no mostró la mejoría deseada, fue incluida en un ensayo clínico con un fármaco experimental que tampoco resultó eficaz. En ese momento se consideró el trasplante autólogo de su propia médula, pero el neuroblastoma estaba ya infiltrado en su médula, por lo que esta opción fue desechada. La única opción terapéutica posible era utilizar la muestra guardada de sus células del cordón umbilical que, según el equipo médico, era excepcionalmente buena en volumen y celularidad.


El servicio de Oncohematología del Niño Jesús de Madrid ha recibido, junto con la sangre del cordón proveniente de las instalaciones alemanas, la información correspondiente que la acompaña desde la extracción en el parto, que incluye formularios sobre los antecedentes médicos, analíticas realizadas a la madre durante el embarazo y pruebas que determinan la celularidad y vitalidad de la muestra. Esto es fundamental para certificar la sangre y garantizar que sea trasplantada de forma segura para el paciente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada