domingo, 21 de febrero de 2016

Las células madre musculares embrionarias tienen la clave de la regeneración muscular

Fuente: http://www.abc.es/salud/enfermedades/abci-celulas-madre-musculares-embrionarias-tienen-clave-regeneracion-muscular-201602190211_noticia.html


La capacidad de regeneración es mayor cuando las células madre musculares adultas habitan en el entorno típico del desarrollo embrionario.


Generación de tejido muscular por las células madre musculares






Entre otras muchas consecuencias, el envejecimiento conlleva una pérdida progresiva de masa muscular. Una degeneración asociada de forma natural al paso de los años pero que, sin embargo, puede producirse de manera acelerada en algunas patologías, caso del cáncer o, sobre todo, de las distrofias musculares. Sin embargo, y según muestra un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto de Investigación Médica Sanford Burnham Prebys en La Jolla (EE.UU.), el tejido muscular podría ser regenerado con el uso de células madre musculares. O más concretamente, de células madre musculares embrionarias, mucho más capaces de formar nuevos tejidos que sus homónimas obtenidas de los adultos.


Como explica Matthew Tierney, co-autor de esta investigación publicada en la revista «Cell Reports», «en nuestro estudio hemos observado que las células madre musculares embrionarias reestructuran su microentorno mediante la secreción de proteínas específicas, y luego hemos analizado cuáles son las condiciones idóneas de este microambiente para que las células madre musculares adultas generen nuevo tejido muscular de la forma más eficiente posible. Es decir, las células madre musculares adultas normalmente colaboran en el crecimiento del músculo, pero esta no es una función intrínseca de este tipo de células. Sin embargo, como muestran nuestros resultados, esta situación puede modificarse».




Concretamente, el estudio muestra cómo las células madre musculares embrionarias secretan proteínas que componen la matriz extracelular, esto es, la estructura que mantiene unida a las células para formar un tejido. Sin embargo, y una vez maduran en células madre musculares adultas, adquieren otras funciones y responsabilidades, por lo que secretan otro tipo de proteínas.


El resultado es que las células madre musculares embrionarias tienen como función primordial la generación de nuevo tejido muscular, orientadas a la reparación de las lesiones en el músculo y a dividirse para constituir un ‘bote’ de células madre embrionarias que garanticen la curación de las futuras lesiones.



Como indica Alessandra Sacco, directora del estudio, «nuestros resultados ayudan a explicar la diferente capacidad que tienen las células madre musculares embrionarias y las adultas a la hora de reparar el músculo. Un hallazgo sumamente importante y necesario dado que, aún en la actualidad, no contamos con tratamientos disponibles para las distrofias musculares y los trastornos que cursan con una pérdida de tejido muscular».



Y este hallazgo, ¿tiene alguna aplicación en la práctica clínica? Es decir, ¿podría utilizarse para el tratamiento de aquellas enfermedades en las que, caso de las distrofias musculares, la degeneración progresiva del tejido muscular supera la capacidad regenerativa de las células madre musculares adultas? Pues según destacan los autores, sí, dado que «nuestro estudio demuestra que las células madre musculares adultas que habitan en un microentorno con características embrionarias tienen mayor capacidad de regeneración muscular, lo que ofrece una base para el desarrollo de fármacos que puedan dirigir esta transición».


Como concluye Alessandra Sacco, «el comportamiento de las células está condicionado por su entorno estructural y bioquímico. Así, la modificación de este microambiente se presenta como un enfoque cada vez más aceptado en el tratamiento de numerosas enfermedades, desde el cáncer a las patologías cardiovasculares y neurodegenerativas. Estamos realmente emocionados con las posibles implicaciones de nuestro estudio en el tratamiento de las enfermedades musculares, y seguiremos trabajando para que nuestras conclusiones puedan ser aplicadas en el desarrollo de tratamientos».


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada