domingo, 7 de febrero de 2016

Luz verde a la edición de genes en embriones humanos

Fuente: http://www.lavanguardia.com/ciencia/cuerpo-humano/20160201/301817569632/reino-unido-aprueba-edicion-genes.html


Se autoriza a científicos británicos a que usen la tecnología de “corta-pega” genético para estudiar las etapas iniciales del desarrollo humano.



Embrión humano en fase de blastocisto.






El primer experimento de modificación genética de embriones humanos podría comenzar en los próximos meses, después de que el Reino Unido haya autorizado una investigación en la que se prevé editar el ADN para estudiar la primera fase del desarrollo embrionario. Se trata de la primera vez que un estado aprueba el empleo de este tipo de técnicas en embriones humanos.


La investigación se basa en la nueva técnica de investigación genética CRISPR, que ha suscitado un fuerte debate en la comunidad científica en los últimos meses. Los investigadores son favorables a utilizarla en células humanas diferenciadas (o adultas), pero están divididos sobre su uso en embriones humanos con fines de investigación y son contrarios a su uso con fines reproductivos.


La Autoridad en Embriología y Fertilidad Humana británica (HFEA, por sus siglas en inglés) ha dado luz verde a la investigación de la bióloga Kathy Niakan, especialista en células madre del Instituto Francis Crick, ubicado en Londres. Esta científica pretende identificar genes clave necesarios para que un embrión se desarrolle con éxito. El objetivo es entender por qué algunas gestaciones se pierden, como en el caso de un aborto natural, y mejorar los tratamientos de fertilidad.


Para ello, Niakan y su equipo usarán embriones sanos procedentes de centros de reproducción asistida y donados por parejas. Seguirán el proceso desde que el cigoto (la unión del óvulo y el espermatozoide) es una sola célula hasta que cuenta con 256 células y alcanza la fase de blastocisto. En ese momento, algunas células se han organizado ya para realizar funciones específicas. Así, algunas se encargarán de formar la placenta y otras, el embrión, por ejemplo.


Ese proceso no se acaba de entender bien. Los científicos saben que algunas partes del ADN están muy activas en esta fase, por lo que sospechan que allí se encuentran los genes encargados de dirigir el proceso durante los primeros días de gestación. Cuando se produce alguna alteración en esos genes, según su hipótesis, ocurre un aborto.


Por eso, en un primer experimento los investigadores del Instituto Francis Crick pretenden, precisamente, bloquear la actividad de un gen regulador clave, llamado OCT4, que está activado en las células encargadas de la formación del feto, y ver qué efectos tiene esa alteración sobre el proceso embrionario. Los embriones se dejarán crecer durante siete días y entonces se destruirán. En ningún caso se implantarán en mujeres.


”La investigación que propone Niakan es importante para entender cómo un embrión humano sano se desarrolla y permitirá comprender más acerca de las tasas de éxito de la fecundación in vitro al poder investigar los primeros estadios del desarrollo humano, que suceden durante los primeros siete días”, afirma el premio Nobel Paul Nurse, director del Instituto Francis Crick, en un comunicado de prensa.


No será la primera vez que se modifique el ADN de un embrión humano. Hace nueve meses un equipo de investigación de China anunció que ya lo había hecho, también con la técnica CRISPR. Pero lo hizo aprovechando el vacío legal que hay en China sobre este tipo de investigación. La investigación de Niakan será la primera que modifique el genoma de un embrión humano en un país donde la manipulación de embriones está regulada de manera estricta y después de haberse evaluado los aspectos técnicos y éticos del experimento.


La técnica CRISPR, descubierta hace poco más de tres años, permite hacer cambios muy precisos en el ADN, de forma rápida, sencilla y económica. Ante las expectativas que ha creado en los últimos meses, fue seleccionada por la revista Science como el avance científico más importante de 2015.


Antes de comenzar a realizar este experimento, Niakan deberá recibir el visto bueno del Comité de Bioética del propio Instituto Francis Crick, aunque todo apunta a que en los próximos meses obtendrá la aprobación definitiva.


Anna Veiga, directora del Banco de Líneas Celulares del Centre de Medicina Regenerativa de Barcelona (CMRB), considera que esta aprobación “es un paso adelante en la investigación muy importante que abrirá camino en otros países de Europa y sentará precedentes”.


Para Luis Serrano, director del Centre de Regulació Genòmica de Barcelona (CRG), el anuncio de esta aprobación “resulta científicamente muy interesante porque poder trabajar con embriones humanos abre la puerta a poder estudiar muchas enfermedades genéticas o problemas de fertilidad”.


Sin embargo, pese a las aplicaciones potenciales de esta técnica, que podría usarse en el futuro para corregir alteraciones genéticas que originan enfermedades graves, algunas voces alertan ya sobre su uso inadecuado. Preocupa en particular su posible uso en el futuro en tratamientos de reproducción. Una incógnita por resolver será si la edición del ADN de un embrión podría tener consecuencias indeseadas en otros genes y que esas modificaciones se transmitan a las generaciones siguientes. Por ese motivo, en octubre pasado el comité de bioética de la Unesco pidió que por el momento sólo se autoricen las intervenciones sobre el genoma “únicamente por motivos de prevención, diagnóstico y terapia, y sin que implique modificaciones para la descendencia”.


”Aún no podemos utilizar esta técnica con todas las premisas de seguridad, aún no está totalmente a punto y presenta algunos problemas técnicos”, señala Anna Veiga, quien insiste en que, además, la edición del genoma no servirá para evitar que los bebés nazcan con defectos o enfermedades genéticas. “Para estos casos ya disponemos de otras técnicas, como el diagnóstico preimplantatorio, que permite seleccionar embriones sanos, sin modificarlos. Por tanto, en estos casos no hace falta ir más allá con una técnica mucho más invasiva y compleja”, añade.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada