miércoles, 20 de mayo de 2015

El Hospital Gregorio Marañón de Madrid usa una técnica pionera en trasplante de linfoma de Hodgkin con donantes haploidénticos

Fuente: http://www.telecinco.es/informativos/sociedad/Gregorio-Maranon-Madrid-Hodgkin-haploidenticos_0_1989750350.html



Hematólogos del Grupo Español de Trasplante Hematopoyético, que lidera el Servicio de Hematología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, están utilizando una nueva técnica de trasplante de células madre hematopoyéticas de médula ósea en linfoma de Hodgkin, utilizando como donante uno de los familiares haploidéntico, es decir, un donante mitad idéntico con el paciente (padre, madre, hijos o hermanos).




La novedad de la técnica consiste en utilizar dosis reducidas de fármacos antes del trasplante y dosis altas de quimioterapia inmunosupresora tras el mismo, lo que reduce considerablemente la toxicidad a la vez que previene la temida enfermedad de injerto contra huésped. Tras el trasplante, los pacientes recuperan la función de la médula ósea a los 16-18 días del trasplante, mostrando un cien por cien de células procedentes de su donante a partir de los 30 días.


La originalidad de esta modalidad de trasplante radica en que se utilizan progenitores de médula ósea o sangre periférica completa del donante no idéntico, sin modificar su contenido celular como se venía haciendo hasta ahora en este tipo poco habitual de trasplantes, y adicionalmente se previene la enfermedad de injerto contra huésped administrando quimioterapia inmunosupresora, en altas dosis, tras el trasplante.




Y es que, solo entre 25 o 30 por ciento de los pacientes que necesitan un trasplante hematopoyético disponen de un hermano HLA idéntico, siendo preciso iniciar una búsqueda de donante no emparentado o sangre de cordón umbilical en unos 100 pacientes cada año en la Comunidad de Madrid. Además, solo un 50 por ciento de los que inician una búsqueda llegan a realizarse el trasplante debido fundamentalmente a que no disponen de un donante apropiado.


Son estos casos los que más se benefician del trasplante haploidéntico, así como aquellos en los que por la urgencia del tratamiento no disponen del tiempo necesario para encontrar un donante que habitualmente son 2 o 3 meses.


Por tanto, gracias a esta estrategia, el 95 por ciento de los pacientes candidatos a trasplante alogénico disponen potencialmente de un donante apropiado entre sus familiares de primer grado. Además, dado que, de esta manera, el acondicionamiento del paciente que va a recibir el trasplante resulta menos tóxico, puede darse en enfermos de edades avanzadas, con complicaciones asociadas de otros órganos o, incluso, para rescatar a aquellos en los que ha fracasado un trasplante previo.


Todo ello, abre "grandes posibilidades" en cuanto a facilitar, extender y abaratar la modalidad terapéutica del trasplante de progenitores hematopoyéticos, muy útil en el tratamiento eficaz de numerosos cánceres y enfermedades hematológicas.


En los últimos 7 años, se han realizado en el Hospital Gregorio Marañón más de 70 trasplantes haploidénticos de progenitores hematopoyéticos, con resultados alentadores en pacientes con neoplasias hematológicas de alto riesgo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada