miércoles, 24 de diciembre de 2014

Primer banco de células madre adultas en España

Fuente: http://www.elmundo.es/economia/2014/12/22/549476a622601df5098b4581.html

  • Celulife crea el cuarto banco de este tipo en el mundo y primero en España.
  • El fin es el almacenamiento y recuperación de las células en futuras terapias.



El CEO de Celulife, José Manuel Cervera, con las muestras de las células.






La terapia celular es la medicina del futuro. En la actualidad existen múltiples ensayos clínicos que intentan demostrar la eficacia de las células madre adultas en el tratamiento de diferentes enfermedades como las osteo-articulares, cardiacas, hepáticas, neurodegenerativas o pulmonares. El número de publicaciones científicas supera las 30.000 y en Estados Unidos hay más de 400 ensayos clínicos al respecto. Si ya criopreservamos el esperma o la corteza ovárica, ¿por qué no almacenar nuestras células madre? Celulife ha conseguido crear el primer banco privado de células madre de adulto de España para que el propio donante pueda aprovechar su potencial terapéutico en el futuro.


Como oncólogo, José Manuel Cervera observaba cómo, tras la quimioterapia, los pacientes superaban el cáncer, pero sus células salían dañadas. «Con el paso del tiempo producen una aceleración del envejecimiento», comenta. Un hecho que también ocurre en personas sanas, aunque en menor nivel. «A lo largo de nuestra vida, nuestras células van perdiendo sus funciones por el efecto de agentes exteriores», resalta.





La terapia celular pretende utilizar las células madre adultas del donante para, en el futuro, poder «regenerar los tejidos» de los posibles órganos afectados por una enfermedad y reducir así su «grado de morbilidad [gravedad]». «Hasta ahora sabíamos curar muy pocas cosas», explica Cervera, «excepto en infecciones (y no todas) y extirpación de órganos, lo que hacemos es procurar que la persona padezca lo menos posible». «La terapia celular puede ser el inicio del camino para curar enfermedades», concluye.





Aunque todavía no hay «datos concluyentes» del potencial de las células madre, su almacenamiento está permitido legalmente. En 2006, un Real Decreto reguló la creación de bancos de células madre adultas en España para uso autólogo eventual (para el propio individuo). «Es la regulación más avanzada y restrictiva del mundo, además de defender al paciente antes que al médico», apunta Cervera. Tanto es así que hasta ahora nadie había logrado la autorización. Hasta ahora. Celulife no sólo ha creado el primer banco de células madre adultas de España, también es uno de los cuatro únicos que hay en todo el mundo (los otros tres están en Alemania, Suiza y Chile).









La criopreservación permite detener la edad biológica de las células madre, evitando su envejecimiento y conservando todas sus propiedades. «Si entendemos el ser humano como una máquina perfecta, nosotros seríamos su taller de repósitos», compara el CEO. Celulife, asentada en el Centro de Investigación Príncipe Felipe de Valencia, ha logrado cumplir todos los criterios de la normativa española y de la Sociedad Internacional de Terapia Celular (ISCT). «Nuestro banco está diseñado a imagen y semejanza del paciente más exigente, el profesional médico», señala. Para ello se han basado en cuatro criterios fundamentales. Uno, la calidad. Dos, las instalaciones. «Estamos en uno de los centros más avanzados de Europa». Tres, el cumplimiento del marco jurídico, que «más restrictivo no puede ser». Y cuatro, la trazabilidad y biovigilancia.


Este último es uno de los apartados más complejos, ya que consiste en recoger «todo lo que entra en contacto» con la muestra desde que sale de las clínicas autorizadas hasta que se guarda en los tanques de nitrógeno líquido de la empresa. Para este control, Celulife ha ideado un kit de extracción con códigos de barra vinculados a cada persona.



¿Cuándo es el mejor momento para almacenar las células madre? «En cuanto sabes que tienes la posibilidad de hacerlo porque nunca serás más joven que entonces», dice el CEO. La muestra, que se extrae en un centro autorizado, es de 60 mililitros de grasa líquida. Es el «mejor» medio de obtención porque «tiene una mayor concentración de células madre y una accesibilidad sencilla».





Una vez que llega a Celulife, la muestra se esteriliza con luz blanca en la sala blanca y, en el laboratorio, se separan las células madre de la grasa. Después se guardan en criotubos que primero se meten en un congelador a -80º y, finalmente, se almacenan en tanques de nitrógeno líquido a -196º. Cada tubo tiene una capacidad para un millón de células y de cada paciente se guardan seis unidades. En el momento en que la persona pudiese necesitar sus células madre, la muestra criopreservada se cultiva, reproduciéndose el número de células madre. «Hemos calculado que puede servir para unas 200 intervenciones», destaca Cervera. Celulife recibió la autorización para la puesta en marcha del banco el pasado mes de agosto y ya tiene sus primeros clientes. «La mayoría son médicos», apostilla orgulloso Cervera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada