sábado, 5 de diciembre de 2015

Regenerar riñones mediante células madre pluripotentes inducidas

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com/not/17280/regenerar-rinones-mediante-celulas-madre-pluripotentes-inducidas/es/


Una forma prometedora de tratar riñones enfermos o dañados la tenemos en terapias celulares que incluyen el trasplante de células precursoras renales, que después pueden convertirse en las células necesarias para una recuperación completa. Sin embargo, conseguir un número suficiente de células precursoras ha sido difícil históricamente, razón por la cual los científicos han puesto muchas de sus esperanzas en las células madre pluripotentes (iPSCs, por sus siglas en inglés), a las cuales se puede hacer proliferar mucho y después provocar que se diferencien en forma de precursoras.


En una situación ideal, las células precursoras renales serían trasplantadas directamente en el parénquima renal, pero una operación así nunca es un reto sencillo. El riñón es un órgano muy sólido, lo que dificulta mucho traer un número suficiente de células para el trasplante, tal como subraya Kenji Osafune, cuyo laboratorio en el Centro para la Investigación y Aplicación de Células iPS (CiRA), en la universidad de Kioto, en Japón, está usando iPSCs para investigar nuevos tratamientos contra enfermedades renales. De hecho, en pocos experimentos se ha conseguido trasplantar la cantidad adecuada para el tratamiento.



En un nuevo estudio, realizado en colaboración con la empresa Astellas Pharma Inc., el equipo encabezado por Osafune ha mostrado la validez de una nueva estrategia.

Tejido renal dañado (izquierda) de un ratón, que muestra un alto grado de fibrosis (azul). El tratamiento con terapia celular+Osr1+Six2 mitiga notablemente la fibrosis (derecha) de otro ratón.







Los autores de la investigación trasplantaron células precursoras renales derivadas de células iPSC en puntos específicos de la superficie de riñones. Estos riñones, de ratones, son en muchos aspectos una buena réplica de los de tipo humano con daños renales agudos. Incluso aunque las células trasplantadas nunca se integraron realmente con los tejidos del anfitrión, los ratones que recibieron este trasplante mostraron una mejor recuperación, incluyendo una menor incidencia de la necrosis y la fibrosis, en comparación con ratones que recibieron trasplantes de otros tipos de células. Una de las razones de esta mejora fue, al parecer, el uso de células que expresaron Osr1 y Six2. Aunque estos dos factores son marcadores conocidos de células precursoras renales, hasta ahora los investigadores no habían utilizado exclusivamente células que expresaran a ambos para las terapias celulares.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada