sábado, 8 de noviembre de 2014

España inicia un pionero ensayo para curar el VIH con trasplante de sangre de cordón

Fuente: http://www.abc.es/salud/noticias/20141106/abci-cordon-ensayo-201411051811.html


Se basa en que un tipo de sangre de cordón con una rara mutación genética, conocida como la variante CCR5 Delta 32, es capaz de eliminar del organismo todo rastro de VIH.










España será pionera al poner en marcha el primer ensayo clínico del mundo sobre el uso terapéutico de la sangre de cordón umbilical en pacientes VIH con un cáncer hematológico. Este es el ambicioso objetivo de un proyecto que ha presentado en Madrid la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) y la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia y que propone el trasplante de sangre de cordón umbilical en la erradicación del virus que causa el SIDA en pacientes que además tienen un tumor hematológico, como un linfoma o leucemia.


Tal y como han explicado el director de la ONT, Rafael Matesanz y el presidente de los hematólogos españoles, José María Moraleda, los últimos trabajos realizados en este campo abren una nueva vía para el uso terapéutico de la sangre de cordón umbilical. Se trata, han explicado, de un tipo de sangre de cordón con una rara mutación genética, conocida como la variante CCR5 Delta 32, capaz de eliminar del organismo todo rastro de VIH. Un equipo multidisciplinar del Instituto Catalán de Oncología, en colaboración con el Instituto de Investigación del SIDA IrsiCaixa y el Banco de Sangre y Tejidos de Barcelona, ya lo ha conseguido en un paciente VIH con linfoma, en el que, aunque falleció a los tres meses, se comprobó que estaba libre del virus que causa el SIDA.


Desde hace unos años se sabe que la variante genética CCR5 Delta 32 de las células madre sanguíneas que contiene el cordón umbilical parece conferir resistencia natural a la infección por VIH, pero hasta ahora, la única evidencia de curación había sido el caso de Timothy Ray Brown, un paciente con leucemia aguda mieloide e infección por VIH que recibió en Berlín en 2008 un trasplante de médula ósea de donante no emparentado, cuyas células madre sanguíneas presentaban la variante genética CCR5 Delta 32. Cinco años después del trasplante y de haber suspendido por completo la terapia antiretroviral, el «paciente del Berlín» continúa curado de la infección por VIH, lo que a juicio de los expertos, demuestra que esta estrategia ofrece curación a largo plazo.



Desde entonces las terapias basadas en la mutación CCR5 han ganado fuerza y los investigadores están tratando de replicar este fenómeno, porque los trasplantes alogénicos, como el del «paciente de Berlín», conllevan un alto riesgo de mortalidad y requieren largas hospitalizaciones y no son una solución práctica para los pacientes con VIH que no tienen cáncer en la sangre. Otras aproximaciones, como la de los pacientes de Boston o de Sydney, dos personas infectadas por el VIH que parecían haber sido curadas de su infección tras ser sometidas a un trasplante de médula ósea a causa de un cáncer, tampoco han dado resultados, aunque en esa ocasión las células no tenían la variante genética CCR5 Delta 32.


Ahora bien, el líder del ensayo, Rafael Duarte, del Programa de Trasplante Hematopoyético del Instituto Catalán de Oncología–Hospital Duran i Reynals, ha querido dejar claro que las indicaciones de esta terapia se ciñen a pacientes con VIH que han desarrollado una enfermedad oncohematológica: «Con 300 unidades de sangre de cordón de la variante CCR5 Delta 32 podríamos tratar al 80% de los pacientes de los países de nuestro entorno con infección por el VIH y candidatos a un trasplante de estas características por una enfermedad oncohematológica».


En la fase 1 de este estudio participarán el Instituto Catalán de Oncología y los hospitales Gregorio Marañón y Puerta de Hierro-Majadahonda de Madrid. El ensayo clínico cuenta con la aprobación de los comités de ética de los hospitales implicados y de la Comisión de Trasplantes del Consejo Interterritorial de Salud, puesto que se trata de una terapia experimental.



Para llevar a cabo el ensayo, explicó Matesanz, se ha hecho un gran esfuerzo en nuestro país en los últimos años para conseguir un importante patrimonio en unidades de sangre de cordón umbilical. España, recordó, es «líder mundial en este campo, con 60.000 cordones almacenados en bancos públicos, el 11% de todos las unidades de sangre de cordón que existen en el mundo. Solo nos supera Estados Unidos en número de unidades almacenadas, pero las diferencias de población son evidentes. Pero nuestro país no sólo es líder en cantidad, sino también en calidad. Los cordones españoles se caracterizan por su elevada celularidad. Son auténticas joyas terapéuticas, muy apreciadas en el ámbito internacional», afirmó.


La ONT ha destinado 80.000 euros para el tipaje de 20.000 unidades con el fin de identificar aquellos cordones con las características necesarias para realizar este ensayo clínico. Los cordones además de presentar la mutación genética CCR5 Delta 32, tienen que poseer una elevada celularidad. «Si tenemos en cuenta que sólo el 1% de los cordones presentan esta mutación, esperamos poder identificar alrededor de 200 unidades, que se pondrán a disposición de los pacientes que puedan participar en este estudio en sus diferentes fases», dijo Matesanz.


Junto con la ONT, en el proyecto participan todos los bancos públicos que existen en nuestro país (Canarias, Santiago de Compostela, País Vasco, Barcelona, Madrid, Valencia y Málaga). El tipaje se realizará en los bancos de Barcelona, Madrid y Málaga. El estudio también cuenta con la colaboración del Registro Español de Donantes de Médula Ósea, el programa de trasplantes del Instituto de Oncología de Barcelona y el Grupo de Retrovirología y Estudios Clínicos del Instituto de Investigación del SIDA IrsiCaixa de Barcelona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada